logo
biografia

 

 

enlaces

 

 

 

 

 

 

 

VOZ

Galería de Fotos

Lightbox Gallery : horizontal

Director: Javier Aguirre, sobre la novela de Samuel Beckett titulada "Compañía", Guión: Javier Aguirre, Adaptación: Antonia Rodriguez-Gago, Productor: Javier Aguirre, Director de fotografía: José Luis López Linares, Música: Eduardo Polonio, Script: Emma Cohen, Intérprete: Fernando Fernán-Gómez, Traducción y adaptación: Antonia Rodríguez Gago, Duración: 79 minutos, Actual Films, 2001

Comentarios referentes a la película

 

ANTONIA RODRIGUEZ GAGO

El efecto es de claroscuro que nos recuerda a las "pinturas negras" de Rembrandt, Goya, Solana.../...Cuando el anciano está tumbado en el jergón, su cara y sus manos se iluminan mientras que el resto de su cuerpo permanece casi invisible. Esta imagen corporal produce un efecto impresionante puesto que la cabeza y las manos dan la impresión de ser fragmentos separados de un cuerpo al que no parecen pertenecer. En esta película, al igual que en Aquella Vez y Nana, la voz incorpórea parece independiente de la figura silenciosa del oyente, un efecto que Beckett siempre buscó.../...Los movimientos y gestos de la figura silenciosa son muy lentos y estilizados.../...Mediante este uso asincrónico del sonido, Aguirre quiere subrayar, creo yo, la discontinuidad entre la voz y la figura del oyente como si se tratase de dos ficciones creadas por la misma imaginación.../...La estilización del movimiento y la utilización que se hace de la luz en Voz está más cerca de la estética del último teatro de Beckett, en piezas como Trío de espectros .../...Con Voz Javier Aguirre ha creado otra de sus grandes películas experimentales que sin duda será polémica.../...Javier Aguirre, director y productor de Voz, es bien conocido en Europa por sus películas audazmente experimentales, lo que él ha denominado como Anti-Cine. Como admirador de Beckett, Aguirre siempre quiso filmar una de sus obras y se consideró afortunado al recibir el permiso de Jérome Lindon para producir una película basada en Compañía y también por tener a Fernando Fernán-Gómez como protagonista de la película. Aguirre crea en la película la imagen inmóvil de un hombre solo en una habitación oscura escuchando una voz. Fernán-Gómez no sólo tiene una poderosa presencia como el oyente silencioso, sino que también tiene una emotiva voz que, grabada aparte, surge fuera de cuadro. Con Voz Javier Aguirre ha creado otra película admirable y controvertida.

2000

 

CRISTINA CANO VARA

Nos encontramos ante la primera versión cinematográfica de compañía filmada con un sólo plano de unos ochenta minutos de duración y protagonizada por el actor Fernando Fernán Gómez, uno de los mejores actores españoles vivos.../...Voz es una película que parece romper con todas las convenciones cinematográficas, como Beckett hiciera en el teatro.../...Utilizando un término musical, Aguirre explica que utilizó el texto de Beckett como una appoggiatura, es decir, el texto le sirvió para poder experimentar con el tiempo y el espacio cinematográficos como ya había hecho en trabajos anteriores.../...El director se reunió con el que fuera albacea de los derechos de la obra de Samuel Beckett, Jerôme Lindon, en Paris y le explicó su proyecto de adaptación cinematográfica. Algún tiempo más tarde, Lindon dirigió una carta a Aguirre en la que le concedía los derechos en base a que, según Lindon, si Beckett hubiera estado vivo, hubiese estado encantado con la idea de la vela que se consume lentamente como parte de la imagen de la película. Debido a la quietud de la imagen en la pantalla, la voz conmovedora del actor adquiere, como Aguirre sugiere en su artículo "El cine, imagen y sonido", un papel "protagónico" (Ayala 1995: 19). En la producción cinematográfica de Aguirre podemos encontrar varios ejemplos en los que se da, más o menos, la misma relevancia a la dimensión sonora que a la imagen. Otra característica de su dirección es el divorcio entre sonido e imagen. Para Aguirre, la cualidad oral de una película es tan rica que, además de servir a la imagen, la dimensión oral, en su opinión, debería ser explotada de muchas más formas. La importancia del sonido y, sobre todo, del sonido humano es también una de las principales características en los últimos trabajos en prosa de Samuel Beckett.../...La "recitación" era tan importante para Beckett que afirmaba no escribir una sola palabra sin haberla pronunciado antes.../...No resulta extraño que el autor irlandés eligiera como titulo provisional de su novela "Voices in the dark"("Voces en la oscuridad")(Worth 1999: 164). Esta importancia de la voz y del acto de contar por encima de la historia contada es precisamente lo que consigue Aguirre en su adaptación no estándar de Compañía, que él titula Voz, haciendo eco del título provisional que Beckett diera a su obra.../...Aunque algunos críticos han querido ver en el decorado de Voz ciertas reminiscencias de La última cinta de Krapp, los movimientos estilizados de la figura silente y los efectos luminotécnicos que, a veces, fragmentan el cuerpo del actor, acercan la imagen más a las últimas obras de Beckett (Trío fantasma, Fragmento de monólogo)-más formales y abstractas.../...Nos presenta la imagen de un objeto -la vela- cuya importancia en la película va aumentando progresivamente, a diferencia de lo que le parece ocurrir al cuerpo humano del actor.../...Al igual que Aguirre, Beckett experimentó con formas de actividad alojadas en la quietud y su investigaciones indagaron las intensidades o emociones que visualmente pueden producir estados latentes.../...El largometraje de Aguirre logra crear una imagen pura que comunica sin la necesidad de tener una conexión narrativa o referencial ya que es capaz, al igual que Beckett en sus últimas obras, de evocar en el espectador emociones y sensaciones ad infínitum.../...hemos analizado hasta qué punto los intereses artísticos de Aguirre y la poética beckettiana parecen haberse fundido en Voz. Según sugiere el crítico José Henríquez, la imagen de Voz hubiese sido difícilmente concebida sin un texto como el de Compañía. Sin embargo, como este artículo ha pretendido y, creo que, logrado mostrar, Voz es sorprendente diferente a otras adaptaciones anteriores porque, a diferencia de intentar ilustrar el texto literario, Aguirre utiliza la novela de Beckett para seguir indagando sobre la representación del tiempo y el espacio cinematográficos. No obstante, algunos de sus experimentos artísticos muestran la existencia de una "relación concomitante" entre el director de cine y Samuel Beckett.