logo
biografia

 

 

enlaces

 

 

 

 

 

 

 

PASAJES TRES

Galería de Fotos

Lightbox Gallery : horizontal

Guión y comentario: Javier Aguirre. Asesor: Luis de Uranzu. Cámara: Enrique Torán. Música concreta: Luis de Pablo. Técnico de sonido: Jesús Ocaña. Montaje: Jorge Palacio. Locutores: Roberto Llamas y Ángeles Macua. Dibujos: Manuel Calvo y Antonio Saura. Producción: CINECORTO. Blanco y Negro. 1961.

Comentarios referentes a la película

 

RAFAEL DIESTE

Es indudable la plenitud de su forma, análoga a la de una partitura musical. Ahora, esas mismas virtudes creo que se acrecientan (y lo mismo sucede con la música) si a todo el juego ambiental se le une la intervención de una conciencia, no didáctica, sino dramática, o sea la de un "personaje". Se transpone así el campo de lo documental - documental poético en su caso- para situarse en el umbral de la narración, aun sin llegar a comprometerse con la fabulación explícita.../...Pero todo eso, rebotando en el alma de un viejo que espera ya tranquilamente el misterio final y se entretiene en ordenar con extremada sencillez su propia metafísica, adquiere, "por carambola", un interés humano que sobrepasa, por lo menos poéticamente, el de la exposición documental directa, es decir, sin ángulo de incidencia y sin el de consecuente reflexión.

 

MARIO BENEDETTI

El tiempo del resorte de este testimonio removedor, y lo es aunque algunos pantallazos parezcan recoger quietudes, inmovilidades. El contrapunto mezcla gentes y quehaceres de los tres pueblos, pero éstos, más que realidades contiguas, simbolizan tres etapas, tres lapsos de una misma comunidad. El lenguaje cinematográfico es aquí de una indudable eficacia, y también lo es la banda sonora, que hace aún más nítido el cotejo.

 

MANUEL ANDUJAR

El entierro majestuosamente simple que parece grafía de resurrección; mientras, paliado fue por los juegos de los chavales, amorosamente lentificados.

 

MARIO CAMUS

Por eso, a la hora de juzgar Pasajes tres, yo, inevitablemente, me coloco en un terreno, desde el cual resulta difícil que este documental parezca una obra importante, un film de excepción. Tiene, no lo niego, una factura impecable, un aire de madurez y de oficio que sorprende en un joven y sobre todo empieza a despegar un camino por el que nadie hasta ahora se había asomado. Respecto a esta puerta que abre Pasajes tres yo la veo situada, sobre todo en el orden formal, casi en la experimentación. En estas circunstancias sorprende ver a un joven manifestarse en este sentido, cuando, por la superabundancia de temas y problemas en nuestro entorno, parece más lógico que la forma quede sin aprender o mal aprendida en la prisa de expresarse.../...De un "corto" que podía haber sido uno más, en la corta lista de los importantes del país.

1961

 

JUAN MIGUEL GONZALEZ

Pasajes tres (lo nuevo, lo viejo y más)(1961), es su siguiente trabajo. En él pone en práctica por primera vez un elemento que será recurrente a lo largo de su filmografía. Consiste básicamente en marcar la diferencia entre dos elementos o conceptos distintos tratados en una misma obra, oponiéndolos mediante el montaje y el cambio de música; realizando así un interesante montaje por contraste.../...Mención aparte precisa la secuencia final, en la que un niño y dos ancianas siguen hasta la iglesia a un monaguillo que porta una cruz, mientras las campanas tocan a muerto. Es la metáfora perfecta que augura el final próximo de un modo de vida que languidece sin remedio. Pasajes tres consigue ese mismo año la Concha de Oro del Festival de Cine de San Sebastián.

 

GONZALO SEBASTIAN DE ERICE

He visto dos veces PASAJES TRES. La segunda visión me ha gustado aún más que la primera. Creo que es un material a ver más veces todavía. Esto de la visión múltiple es un homenaje a la fuerza de las imágenes de una parte del cine que hoy vemos. Se ha llegado a un densificar el encuadre, a un amontonamiento de elementos, que la vista es incapaz de abarcarlo todo en los escasos segundos de que disponemos en el veloz pasar de los fotogramas. Este problema, la conveniencia de un cine revisible, se nos plantea con el corto de Javier Aguirre. Muy poco material salido de los laboratorios de habla castellana tiene esta cualidad.../...El impacto primero he de reconocer que fue técnico. Acertaba a ver un fondo un tanto extraviado dentro de la búsqueda formal.

1961